Es fácil señalar con el dedo a los escribas y decir sus errores.