Nunca creceremos en la vida espiritual ni sabremos la verdadera felicidad.