La mayoría de nosotros no escuchamos palabras de aliento de parte de Dios